Fútbol Internacional, Selección — 4 de febrero de 2015 | 15:02

Ibrahimovic, el último desplante de un futbolista indomable

El delantero sueco ordena a sus compañeros que no respondan a las preguntas de la prensa después de vencer al Lille

Un texto de

dfd

Zlatan Ibrahimovic es un tipo especial, un delantero irrepetible capaz de marcar goles imposibles que sin embargo suele ocupar más portadas en los periódicos de medio por sus excentricidades, reflejo de su desmedido ego. Con Ibrahimovic puede pasar de todo, él hace las cosas a su manera y le importa un bledo lo que piensen los demás. O eso dice al menos. Cuestionado en Francia por su escasa aportación futbolística el delantero sueco se ha hartado y tras eliminar al Lille en la semifinal de Copa ordenó a sus compañeros que no hablaran con la prensa.

«Seguidme, seguidme. Nadie habla. Zlatan es el jefe», espetó Ibrahimovic con una sonrisa de oreja a oreja al pasar por la zona mixta nada más salir del vestuario. Un mensaje de la gran estrella del PSG, cuestionado por la prensa pero también por la grada por su baja forma. El delantero sueco apenas suma 9 goles en Liga, a un mundo del sorprendente Alexandre Lacazette que acumula 21 dianas en 22 partidos. Antes de dejar con la palabra en la boca a los periodistas en Lille Ibrahimovic había mandado un mensaje a la afición del PSG después del último partido en casa. «No entiendo qué quiere la gente. Ganemos o perdamos siempre nos silban. A lo mejor es que estaban acostumbrados a comer caviar antes de que llegáramos», ironizaba el delantero. «No marcamos muchos goles, pero lo importante es marcar uno más que el oponente para ganar», justificó.

El desplante de Ibrahimovic se produce en medio de una tormenta porque al parecer no se entiende con otra de las estrellas del equipo, el uruguayo Edinson Cavani. Según L’Equipe la relación entre ambos está rota y la próxima temporada solo uno de los dos seguirá en el Parque de los Príncipes, lo que ha desatado un sinfín de rumores sobre la posible marcha del trotamundos Ibrahimovic.

A principios del mes de enero Marco Verratti desvelaba en una entrevista en «Four Four Two» que Ibrahimovic llegó a compararse en el vestuario del PSG con Jesucristo antes de un partido decisivo por el título de Liga ante el Olyimpique de Lyon un par de años atrás. «Carlo Ancelotti estaba un poco preocupado, así que Ibra se acercó a él y le preguntó si creía en Jesús. Ancelotti respondió que sí y entonces Ibra dijo: ‘Bien, así que crees en mí. Ya puedes relajarte’».

Una estrella orgullosa

Apasionado de las artes marciales, se empapó de crío de las películas de Bruce Lee y Jackie Chan que le ponía su padre, dio clases de taekwondo y todo ello le ha servido para tener unas dotes acrobáticas impropias para su altura. Tiene una confianza increíble en sí mismo, ha jugado en los mejores equipos de Europa, habla cinco idiomas y tiene una relación muy peculiar con los medios de comunicación. «Cuando haces una pregunta estúpida recibes una respuesta estúpida, así es la vida. Si no tienes un gran ego no puedes ganar 20 títulos», ha llegado a explicar Ibrahimovic, que ha tenido mil encontronazos violentos con compañeros y enemigos.

Su patada a Antonio Cassano mientras respondía a las preguntas de los periodistas dio la vuelta al mundo, un ataque que también han sufrido Christian Wilhelmsson o Rodney Strasser durante los entrenamientos. Van der Vaart acusó en 2004 de lesionarle a propósito durante un partido, ha llegado varias veces a las manos con compañeros como Mido o Oguchi Onyewu y ha sufrido un rosario de sanciones por agresiones dentro del campo: tres partidos por un puñetazo a Marco Rossi, dos por abofetear a Salvatore Aronica, dos por una patada en el estómago al portero del St. Etienne u otros dos por agredir a Andrés Guardado.

Varios futbolistas le han acusado de jugar sucio durante los partidos. El capitán de las Islas Feroe le describió como un «niñato arrogante, ignorante y sucio» después de un partido en octubre de 2012. Su compañero Lucas Moura llegó a reconocer que los insultos de Ibrahimovic hacia el resto de la plantilla eran constantes, aunque luego dijo que sus palabras se habían malinterpretado en esa entrevista. Meses después salió a la luz un vídeo en el que Ibrahimovic se encaraba con Leonardo, director deportivo por entonces del PSG, en medio del vestuario.

Sus salidas de tono le han granjeado un ejército de enemigos, también en su país, donde se vio envuelto en una polémica al despreciar el fútbol femenino. «En Europa me comparan con Messi y Cristiano Ronaldo. Aquí en casa me comparan con jugadoras de fútbol, ¿debería avergonzarme ser un futbolista juego?», dijo en una entrevista con el Expressen. Un tipo irrepetible dentro y fuera del campo.

Víctor Pérez

Víctor Pérez es periodista. Licenciado en Periodismo y Comunicación Audiovisual por la Universidad Carlos III, fundó en 2001 FIFA-Champions para organizar torneos internacionales online del popular videojuego de EA Sports. Desde 2003 trabaja en el desarrollo de esta web como plataforma de información deportiva, que ha llegado a tener su propia revista interactiva, radio online y foros con una comunidad de más de 10.000 miembros. Durante los últimos tres años ha trabajado en la sección de deportes del diario ABC

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterLinkedInGoogle Plus

Artículos relacionados

Print