Otros deportes, Selección — 20 de febrero de 2015 | 12:43

El equipo de béisbol de Nintendo

Los Seattle Mariners de la MLB pertenecen desde 1992 a la empresa de videojuegos japonesa

Un texto de

MarioSafeco

Por muy extraño que parezca el fontanero Mario y su hermano Luigi, la princesa Zelda o el gorila Donkey Kong animan al mismo equipo: juega sus partidos con uniforme blanco en una de las competiciones que más dinero mueve de todo el planeta y presume por haber contado en sus filas con uno de los mejores atletas de los últimos tiempos. No es el Real Madrid, sino los Seattle Mariners de la MLB de béisbol,  propiedad de Nintendo desde hace más de dos décadas.

La relación es extraña y desconocida para casi todos, incluso en Estados Unidos, porque la presencia de la empresa de videojuegos en la vida diaria del equipo es insignificante y, sobre todo, porque los Mariners son uno de los peores equipos de la MLB. Tan solo ellos y los Washington Nationals ostentan el dudoso honor de no haber alcanzado nunca unas Series Mundiales.

El dueño que nunca vio a su equipo

Quizás por eso, para no vincularse con la imagen de un equipo históricamente perdedor, la famosa N de Nintendo no aparezca por ningún lado en Seattle.  Y eso que allí comenzó la leyenda de Alex Rodríguez, considerado uno de los mejores beisbolistas de la historia, el hombre que firmó un contrato de 252 millones de dólares y que luego conmocionó a todos al admitir que se había dopado con esteroides, anabólicos y testosterona, entre otros. Una farmacia ambulante cuyo caso recuerda al de otro mito caído como Lance Armstrong.

El caso es que los Seattle Mariners pertenecen a la empresa nipona de videojuegos desde 1992. Jeff Smulyan, por entonces dueño de la franquicia, estaba obligado a vender ya que los bancos le perseguían por una deuda de 40 millones de dólares. Estuvo tentado por el dinero que le ofrecían otras ciudades para recolocar el equipo, pero la legislación le obligaba a intentar primero la venta con un inversor local. Sonó el nombre de Bill Gates, natural de Seattle, pero el magnate de Microsoft rehusó entrar en la operación. La solución estaba en la puerta de al lado, donde vivía Minoru Arakawa, vecino de Gates, presidente de la división americana de Nintendo y yerno de Hiroshi Yamauchi.

seatle

Arakawa convenció a su suegro para rascarse el bolsillo y abonar 67 millones de dólares por el control mayoritario de los Mariners. La MLB era reacia a que una de sus franquicias quedara en manos de capital extranjero, pero la operación fructificó al asegurarse que la presidencia seguiría en manos de un americano. Esa condición no fue nunca un problema para Yamauchi, el hombre que transformó una empresa familiar de naipes en un gigante de los videojuegos con presencia en todo el planeta, porque nunca le atrajo el béisbol: jamás acudió a ver un partido en directo de los Mariners, ni siquiera cuando el equipo se desplazaba a Japón para disputar algún amistoso. Los entendidos aseguran que Yamauchi tenía entradas de primera fila para un partido de los Mariners en la gira nipona de 2003, pero ese viaje se canceló por culpa de la guerra de Iraq.

 Pedir comida con la Nintendo 3DS

Hiroshi Yamauchi probablemente es el único dueño en la historia del deporte de elite que nunca llegó a ver con sus propios ojos a su equipo en directo. Aún así, los Mariners le rindieron homenaje después de su muerte en 2013 porque él es la razón de que Seattle cuente con un equipo de béisbol. Y, además, su entrada en la liga abrió las puertas a la llegada de jugadores japoneses, que hasta entonces no podían firmar por los equipos de la MLB. Hiroshi vendió en 2004 su participación en el equipo a la división norteamericana de la compañía por la misma cantidad que él pagó por hacerse con la franquicia, sin sacar ni un céntimo de beneficio a pesar de que Forbes había estimado que el valor de la institución superaba los 400 millones dólares.

El fallecimiento de Hiroshi alimentó los rumores sobre la posible salida de Nintendo del equipo, algo que no tiene pinta de ocurrir por mucho que los Mariners sigan siendo uno de los equipos más débiles de la competición, una comparsa al lado de New York Yankees, San Francisco Giants, Boston Red Sox o Los Angeles Dodgers.

Y aunque el vínculo entre la empresa de videojuegos y la franquicia no sea evidente, los aficionados se aprovechan de la sinergia los días de partido en el Safeco Field, donde desde sus butacas pueden repasar en tiempo real las estadísticas, ver repetidas las mejores jugadas, sintonizar la emisora de radio local o hasta pedir sushi, nachos, burritos, patatas fritas, pretzels y toda clase de bebidas a través de Nintendo Fan Network, una aplicación para la Nintendo 3DS.

Víctor Pérez

Víctor Pérez es periodista. Licenciado en Periodismo y Comunicación Audiovisual por la Universidad Carlos III, fundó en 2001 FIFA-Champions para organizar torneos internacionales online del popular videojuego de EA Sports. Desde 2003 trabaja en el desarrollo de esta web como plataforma de información deportiva, que ha llegado a tener su propia revista interactiva, radio online y foros con una comunidad de más de 10.000 miembros. Durante los últimos tres años ha trabajado en la sección de deportes del diario ABC

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterLinkedInGoogle Plus

Artículos relacionados

Print